noviembre 27, 2021

Esto es lo que debes esperar cuando tienes endometriosis

La endometriosis es una afección en la cual los tejidos uterinos crecen en áreas fuera del útero, como los ovarios y las trompas de Falopio. Esto hace que el paciente experimente grandes niveles de dolor, particularmente en la pelvis y el abdomen.
El dolor también se puede manifestar en dismenorrea, dispareunia (dolor durante las relaciones sexuales) y disuria (dolor al orinar junto con micciones más urgentes y frecuentes). También pueden presentarse otros síntomas, como fiebres, estreñimiento, diarrea, náuseas, vómitos y fatiga crónica.

Blausen 0349 Endometriosis

Nadie sabe realmente qué causa la endometriosis, pero varios factores pueden aumentar el riesgo de una mujer de desarrollar esta condición de salud. Estos incluyen la genética y la exposición a toxinas ambientales. Para el 2015, la enfermedad había afectado a 10,8 millones de mujeres, lo que se traduce en alrededor del seis al ocho por ciento de la población femenina.

Si te diagnosticaron endometriosis, lee esta guía para obtener más información sobre esta afección de salud y saber qué esperar.

Endometriosis y fertilidad

Aparte del dolor intenso, otro problema que la endometriosis puede causar es la infertilidad. Según los expertos, las mujeres a las que se les ha diagnosticado esta afección tienen entre 30 y 50 por ciento de probabilidades de ser infértiles.

Actualmente, la conexión entre la endometriosis y la infertilidad no se entiende claramente, aunque existen algunas teorías de que la afección puede afectar la fertilidad por cualquiera de estos dos mecanismos:

Cambios anatómicos

A pesar de crecer fuera del útero, el tejido involucrado en la endometriosis actúa como tejido uterino y por lo tanto reacciona a los cambios hormonales en el cuerpo. Por lo tanto, cuando tu cuerpo pasa por la menstruación, estos tejidos también «sangran».

Pero, como no están en el útero y no están conectados a la vagina, la sangre que producen no tiene adónde ir y se acumula en el área local. Esto activa las respuestas inflamatorias y hace que el tejido en el área se adhiera el uno al otro y cause cicatrices.

Si estas cicatrices se forman en los ovarios y/o en las trompas de Falopio, pueden crear bloqueos que impiden que el óvulo sea liberado del ovario y/o que baje por las trompas de Falopio. Como resultado, el óvulo no será fecundado por los espermatozoides y la concepción no se produce.

Cambios químicos

Los expertos creen que los quistes formados por la endometriosis cambian la composición química y hormonal del líquido peritoneal (el líquido que rodea los órganos de la cavidad abdominal). Este cambio en los niveles hormonales y en la composición química puede interrumpir el ciclo menstrual e incluso impedir el embarazo.

Los quistes también pueden liberar hierro libre, enzimas proteolíticas, moléculas inflamatorias y especies reactivas de oxígeno. Estas sustancias son particularmente dañinas para los gametos y los embriones, que se forman después de que el óvulo es fecundado por los espermatozoides.

Por lo tanto, incluso si la fertilización ocurre, el gameto o embrión en desarrollo todavía puede ser destruido por las sustancias mencionadas anteriormente, y el embarazo no podrá tener lugar.

Endometriosis y embarazo

Si tienes endometriosis mínima o leve, tus probabilidades de quedar embarazada son casi similares a las de las mujeres sin endometriosis. Como resultado, tienes altas posibilidades de concebir de la manera natural sin ninguna intervención necesaria.

Sin embargo, si tienes endometriosis moderada a severa, tus probabilidades de quedar embarazada disminuyen considerablemente debido a las formas en que la afección afecta tu fertilidad. Tu médico puede recomendar cirugía para remover el tejido cicatricial que está bloqueando sus ovarios y/o trompas de Falopio, lo cual puede aumentar tus probabilidades de concebir.

Ten en cuenta, sin embargo, que no hay garantía quedar embarazada después de la cirugía. Sin embargo, en muchos casos, someterse a esta cirugía es más eficaz para aumentar las tasas de embarazo que los tratamientos farmacológicos.

Si aún no has concebido, podrías considerar la fertilización in vitro. En este proceso, los médicos tomarán tus óvulos, los combinarán con los espermatozoides de tu pareja en el laboratorio y luego implantarán los embriones resultantes en tu útero. Esto evita el proceso natural de fertilización que podría ser obstaculizado por el tejido cicatricial y aumenta significativamente tus posibilidades de quedar embarazada.

Una vez que estes embarazada, la endometriosis ya no debería ser un problema. Muchas mujeres con endometriosis reportan más dolor durante el primer trimestre, pero el dolor disminuye a medida que el embarazo continúa. Los expertos asumen que esto se debe a los niveles más altos de progesterona, que ayudan a las pacientes a entrar en «remisión» mientras están embarazadas y obtener algún alivio del dolor.

Unos pocos estudios sugieren que la afección aumenta el riesgo de trabajo de parto prematuro, pero la mayoría de las mujeres que tienen endometriosis dan a luz a bebés sanos. Aún así, es aconsejable hablar con su ginecólogo obstetra sobre esto pero, en general, no hay necesidad de preocuparse por que la afección afecte la salud de tu bebé.

Lo más probable es que el dolor de la endometriosis regrese una vez que des a luz y vuelva tu ciclo menstrual normal. Algunas mujeres aconsejan que amamantes exclusivamente a tu bebé ya que esto puede ayudar a mantener el dolor a raya. Aún así, es mejor hablar de esto con tu médico para saber cómo puedes controlar adecuadamente el dolor y otros signos y síntomas.

Spread the love